Ondas de choque

¿Qué son las ondas de choque?

La unidad de Ondas de Choque del ICATME en el Hospital Quirón Dexeus, está en funcionamiento desde 1999, siendo pioneros en Barcelona en este tipo de tratamientos. Su responsable es la Dra. Anunciación Español Barrull.

Las ondas de choque son ondas electromagnéticas, ultrasonidos de muy alta energía que se expanden según las leyes de la acústica y, dado que los tejidos presentan propiedades acústicas similares al agua, las ondas de presión se propagan en el cuerpo sin originar daños en los tejidos circundantes.

Durante el tratamiento la piel y los tejidos que atraviesa no sufren ningún daño.

Casos clínicos tratados con ondas de choque extracorpóreas

El tratamiento con Ondas de Choque Extracorpóreas, muy eficaz en el tratamiento de los cálculos renales, constituye en ortopedia una forma eficaz de tratamiento.

Los dolores agudos y crónicos de las partes blandas del aparato locomotor así como los problemas de consolidación ósea constituyen para paciente y médico un problema de difícil solución.

El tratamiento con ondas de choque no es invasivo ni cruento, desencadena cambios biológicos que originan la formación de nuevos vasos sanguíneos que conducen a la regeneración tisular y consiguientemente a la curación.

El tratamiento con ondas de choque no es invasivo ni cruento, desencadena cambios biológicos que originan la formación de nuevos vasos sanguíneos que conducen a la regeneración tisular y consiguientemente a la curación.

Tendinopatía calcificada del supraespinoso – Después de 4 sesiones
Tendinopatía calcificada del supraespinoso – Después de 4 sesiones
Mujer de 75 años. Fractura intertrocantérea fémur. 5 meses de evolución. 2 sesiones.
Mujer de 75 años. Fractura intertrocantérea fémur. 5 meses de evolución. 2 sesiones.

Efecto analgésico

Las ondas de choque tienen un efecto analgésico al alterar la secuencia de estimulación de los mecanismos del dolor. El efecto regenerador viene condicionado por la capacidad de formación de nuevos vasos sanguíneos que desencadenan procesos biológicos, tanto en las tendinitis como en los huesos, donde tras provocar una fractura en la cortical ósea, se desencadena la formación de un nuevo callo óseo, al igual que ocurre en una fractura fresca.
Las calcificaciones tendinosas se llegan a disolver.
El dolor crónico muscular llega desaparecer por la acción directa de la onda de choque en el punto de dolor miofascial o punto gatillo o “trigger point”.

El número de sesiones por paciente es variable, dependiendo del tipo de patología y de la evolución de los síntomas. Oscila entre 3 y 6, aunque no existe límite al número de las mismas.

No se han descrito efectos secundarios graves, tan sólo la aparición de petequias o hematomas subcutáneos y erosiones cutáneas leves en el punto de aplicación tras el tratamiento, que remiten espontáneamente. La aplicación de hielo local inmediatamente después del mismo, minimiza su aparición.

El tratamiento con ondas de choque debe aplicarse cuando los tratamientos conservadores habituales (reposo, medicación anti-inflamatoria, fisioterapia, infiltraciones locales, rehabilitación…) no ha tenido éxito y, siempre antes si es posible, del tratamiento quirúrgico.

Contacta con nosotros