ACTUALIDAD

Simone Perelli, M.D., Juan Ignacio Erquicia, M.D., Maximiliano Ibañez, M.D.,

Gianmarco Daesino, M.D., Pablo Eduardo Gelber, M.D. Ph.D., Xavier Pelfort, M.D. Ph.D., and Juan Carlos Monllau, M.D., Ph.D.

Independientemente de la técnica utilizada para la reconstrucción del ligamento cruzado anterior, el 34% de los pacientes pueden presentar resultados a largo plazo que pueden influir en el retorno a las actividades deportivas.

El estudio reciente sobre las estructures de la rodilla, el ligamento anterolateral parece estar involucrado en el proceso posterior de estabilización de la rotación de la rodilla. Por ello se ha sugerido el tratamiento combinado de este ligamento (Intervención modificada de Lemaire)  con el tratamiento del ligamento cruzado anterior.

El propósito de este estudio fue analizar los resultados postoperatorios mediante tomografía computarizada (TC) de pacientes que se habían sometido a una reconstrucción combinada del ligamento cruzado anterior y anterolateral con fijación femoral a través de unos túneles óseos

Los túneles femorales del Ligamento cruzado anterior y del ligamento anterolateral se perforaron con una inclinación de 30 grados proximalmente y 30 grados anteriormente.

Dos observadores independientes evaluaron el TC que mide cualquier grado de colisión, la distancia más corta y la inclinación entre los túneles.

La colisión del túnel ocurrió solo en 8 de 52 casos (15,4%) y cuando la inclinación en el plano axial fue menor de 25, por todo ello la recomendación para utilizar esta técnica combinada, el túnel femoral para el ligamento cruzado anterior deberá tener una inclinación al menos de 20 grados para evitar la interferencia con el túnel femoral realizado para el tratamiento del ligamento anterolateral.

https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0749806319307625