ACTUALIDAD

El sistema Fitbone consiste en un dispositivo autoexpandible que es capaz de aumentar paulatinamente la longitud y alineación de los huesos tratados, mejorando la calidad de vida en los pacientes que sufren dismetrías o lesiones post traumáticas.

María sufría una dismetría de 4 centímetros, tenía una pierna más larga que la otra, lo que le provocaba dolores de espalda y de cadera, contracturas musculares importantes y le impedía realizar actividades tan normales como caminar descalza por casa. Además, tenía que utilizar alzas para compensar esa diferencia de longitud y el calzado ortopédico solía ser caro. Tras consultar al Dr. Ignacio Ginebreda, jefe de la unidad de patología del crecimiento y reconstrucción ósea de la Fundación ICATME (Hospital Universitari Quirón Dexeus), decidió probar Fitbone, una innovadora tecnología que aúna los últimos avances en implantes con software integrado, la electrónica más sofisticada y la medicina.

Fitbone sustituye a las estructuras metálicas que se emplean cuando se quiere alargar un hueso y tiene la ventaja de que, mientras dura el tratamiento, se puede caminar y apoyar el pie, aunque al principio es necesaria la ayuda de muletas. El tratamiento se propone para la corrección de deformidades en personas que tienen una pierna más corta que la otra, para secuelas de fracturas, o en personas de talla muy baja, aunque no se contempla para cuestiones estéticas.

Fitbone consiste en un dispositivo autoexpandible que, insertado adecuadamente en el hueso afectado (tibia o fémur) y debidamente programado, es capaz de aumentar paulatinamente en el tiempo la longitud de los huesos tratados, mejorando la calidad de vida en los pacientes que sufren dismetrías (diferencia de longitud en las extremidades inferiores) o lesiones post traumáticas. Mediante esta tecnología, el clavo implantable, monitorizado y elongable, tiene la posibilidad de regenerar el hueso, y se consiguen alargamientos de 1 milímetro al día. Por lo tanto, para una elongación de 40 mm, se requieren aproximadamente 40 días. Sin embargo, con el sistema convencional, se tardan 4 ó 5 meses más en poder hacer vida normal.

Regeneración

Tras la intervención, el nuevo mecanismo se programa diariamente, tres veces, para regular el crecimiento, que debe ser muy lento pero constante. Según Ginebreda, «los huesos pueden alargarse gracias a la gran capacidad de regeneración que tienen los tejidos óseos», circunstancia que aprovechan los médicos para reconstruir huesos dañados.

Mientras dura el tratamiento, el paciente puede mantener actividades de bajo impacto, como realizar paseos o utilizar la bicicleta ergométrica. «Con este tratamiento, que es indoloro, se disminuye el riesgo de infección y se reduce tanto la formación de cicatrices como el tiempo de hospitalización y el tiempo de incapacidad, por lo que los pacientes pueden reincorporarse a su actividad rutinaria en un breve periodo de tiempo», apunta Ginebreda.

radriografia alargamiento óseo fémur

Tras cinco meses, María ha podido completar la consolidación de su alargamiento, y le han retirado el clavo a los dos años de habérselo puesto, pudiendo hacer realidad su sueño: patinar. Con este clavo, que mide unos 18 centímetros, el equipo de Quirón Dexeus ya ha tratado de forma completa diez casos. El mayor alargamiento se ha dado en un paciente al que operaron en un fémur con una malformación congénita que le causaba una diferencia entre ambas piernas de seis centímetros.

Fitbone no es recomendable para niños menores de 10-11 años. Para casos con edades comprendidas entre 11 y 14 años, los médicos tienen que estudiar las posibilidades específicas (diferencia de longitud, crecimiento restante, deformidad, etc). Una vez se han cerrado los cartílagos de crecimiento, sobre los 16 años aproximadamente, se puede utilizar el clavo sin problemas. En adultos, la persona de más edad que se ha sometido a un alargamiento por diferencia de longitud en Quirón Dexeus ha sido un paciente de 56 años que sufría una secuela de una fractura en su juventud que le producía una dismetría de 5 centímetros.

Fuente: ABC Salud